jueves, 24 de julio de 2014

Diosa - Juan Abreu (Obra completa)

Bilder oder Fotos hochladen




Mi primera entrevista con la señora Laura Valero tuvo lugar en el verano de 2004. ¿Por qué yo? Eludió, no sin elegancia, contestar a esa pregunta. El manuscrito que puso a mi disposición tuvo que ser completamente reescrito (razón de mi firma); pero el producto final conserva su esencia, su feroz candor. Los acontecimientos que narro se ajustan fielmente a la experiencia contada por Laura en sus apuntes y de viva voz.

La señora Valero leyó mi versión de sus notas y se mostró satisfecha, y hasta feliz, del resultado. He jurado guardar el secreto de su identidad y, obviamente, honraré la palabra dada a tan exquisita dama. Conocerla fue un honor que atesoro. Siempre he pensado que Barcelona es una ciudad fascinante; tras saber de la aventura protagonizada por la heroína de esta historia, debo reconocer que es infinitamente más fascinante de lo que yo pensaba.


J.A.


______
LEER MÁS...
Descarga el relato completo eligiendo el formato:
DOC ePub Mobi


  

Silencio de Blanca - Jose Carlos Somoza (Obra completa)

Bilder oder Fotos hochladen



Siempre el mismo día de la semana, y siempre a la misma hora, Héctor, un solitario y maduro profesor de piano, se reúne con la misteriosa y joven Blanca, y juntos van inventando y escenificando todas las ceremonias que el deseo les ordena celebrar. Héctor, mientras escribe un ensayo sobre Chopin, se recrea, al son de su Nocturnos, en la vivencia de sus sofisticadas creaciones eróticas, en sus transfiguraciones, criaturas imaginadas que su libido convierte en reales, o seres reales, como Elisa, la aplicada alumna que, poco a poco, va cediendo a las perversas insinuaciones del maestro. No obstante, una trivial consulta a una psiquiatra, Verónica, va a trastornar el solitario y ritualizado mundo de Héctor, tan elaboradamente satisfactorio. Y sobre el desorden de las pasiones que Héctor no puede, ni quiere ya, controlar planeará inexorablemente el enigmático silencio de Blanca...



______
LEER MÁS...
Descarga el relato completo eligiendo el formato:
DOC ePub Mobi




Por cortesía de Bilder oder Fotos hochladen

Siete cuentos indecentes - Pancho Oddone (Obra completa)


Siete cuentos indecentes

Pancho Oddone

Prólogo

Pancho Oddone ha sido afortunado en la elección del título de esta nueva incursión en el
género de la narrativa: «Siete cuentos indecentes». Es que ellos son, intrínsecamente, eso:
indecentes. Y esto que digo es una constatación y no una denuncia escandalizada. Es que el
libro contiene historias cuyos protagonistas se rigen por reglas opuestas a las que recitan
gravemente -aunque no las cumplan- los buenos burgueses, esos sujetos aburridos y
grisáceos que se atiborran con las revistas que se ocupan de los personajes de moda,
mientras urden planes para seducir a la mucama (o al chofer según el caso) del vecino, y la
mejor manera de engancharse con alguna de las mil y una formas de vivir a costa del
Estado.
Ignoro si el título revela algunos sórdidos subsuelos de la atormentada psiquis del autor.
No estoy seguro de ello. Toda afirmación al respecto sólo podría navegar en las aguas
profundas de la conjetura, donde la adivinanza substituye a la comprobación y la intuición
al raciocinio. Por eso debemos tomar con prevención al primer malvado que diga que la
atenta lectura de los cuentos ofrece suculentas revelaciones a los devotos de la secta de
Freud y de Jung; y que un congreso de miembros de esta fauna barullenta haría una fiesta
con el análisis de algunos de los textos aquí presentados. Esta misma precaución tendrá que
adoptarse ante aquel que trate de adivinar en el texto matices autobiográficos, dotados de
un maquillaje superficial que apenas consigue apaciguar esas persistentes sospechas.
Pero dejemos de lado estas hipótesis alocadas y retornemos a lo más obvio: los siete
cuentos reunidos en este libro. Lo indecente es el signo que preside a los protagonistas y a
los desenlaces. Aquí tenemos al adúltero contumaz que, después de disfrutar las mieles del
amor ilegal, recibe su merecido con la milenaria Ley del Talión; al pícaro que vive un
romance veraniego con la hija de un amigo y que, como era de esperar, [8] después de
embriagarse con la aventura, despierta a la dura realidad; la dulce adolescente que parece
víctima de un complot para ser presentada como una asesina y que termina revelando
oscuros aspectos de su verdadera personalidad; el marido que padece sus cuernos con la
resignación enfermiza de un masoquista hasta que, acicateado por el alcohol, realiza un
gesto tan heroico como inútil; la mujer que cree haber encontrado el amor de su vida -un
mestizo bello y ardiente-, con quien realizará sus más alocadas fantasías hasta que, cuando
éste resuelve dejarla reacciona con un coraje inesperado; el encuentro clandestino entre el
patrón y la secretaria, en un coqueto departamento bonaerense, episodio que también
concluye con un castigo sórdido y ejemplar, que pareciera dispuesto por el destino; las
extrañas circunstancias por las que debe pasar un fugitivo de la represión política argentina,
en su afán de poner tierra de por medio.



______
LEER MÁS...
Descarga el relato completo eligiendo el formato:
DOC ePub Mobi

¿Te follarías a una embarazada? Me soltó mi cuñada (Con fotos)



¿Te follarías a una embarazada? Me soltó mi cuñada
Autor: Golfo



Bilder oder Fotos hochladen
Partiendo de que la gran mayoría de los hombres estamos más que dispuestos a follarnos a todo lo que lleve falda, que una mujer te haga esa pregunta resulta al menos morboso. Pero si la dama en cuestión resulta que es la hermana de tu esposa y encima está preñada,  dicha cuestión se convierte por si sola en algo que te levanta la temperatura hasta límites insospechados. Para explicaros cómo llegó Esther a estar tan desesperada para que obviara el hecho de que soy su cuñado y se me ofreciera de una manera tan directa, debo contaros un poco de mi vida.
Me llamo Carlos y vivo en Madrid.  Aunque llevo casado con mi mujer solo cinco años, la conozco desde hace mucho más. Elena y yo salimos juntos desde que ambos teníamos quince años. Compañeros de colegio nos hicimos novios muy jóvenes y por eso conozco a su hermana desde que era un niño.
Esther siempre ha estado buenísima pero como es dos años mayor que yo, esa diferencia de edad que en su momento era un abismo. Hoy en día, no pasa de ser algo anecdótico sobre todo porque se ha conservado de maravilla, llegando a parecer más joven que yo. Castaña de pelo largo y bajita de estatura, esa mujer ha sido siempre una muñeca de grandes pechos. Siendo delgada, tiene un par de tetas desproporcionadas para el resto de su anatomía. Tetas que nunca ha escondido y que siempre ha lucido como parte esencial de sus encantos.
Por otra parte, nuestra relación se ha ido afianzando con el paso de los años. Si en un principio vio en mí al niñato que salía con su hermanita, con el paso del tiempo me he convertido para ella en alguien en quien se ha apoyado cada vez que ha tenido un problema. Por eso no es de extrañar que me llamara a mí en vez de a alguien de su familia, el día en que su marido completamente borracho le pegó. Por lo visto ese inútil había salido con unos amigos a beber y al llegar a casa decidió usar a su mujer como su particular saco de boxeo. Aterrorizada y desde el baño donde estaba encerrada, mi cuñada me llamó y en menos de diez minutos, estaba aporreando la puerta de su casa. El cobarde de Javier, al verme llegar hecho una furia, no hizo nada para evitar que cogiéndola del brazo me la llevara para no volver jamás.
Ya en casa, mi mujer acogió con cariño a su hermana y me pidió si podía quedarse a vivir un tiempo con nosotros. Como realmente estimaba a Esther no puse ningún impedimento y por eso desde entonces  vive con nosotros. Lo que en teoría iban a ser un par de meses ya van para dos años y como os contaré a continuación, no es algo que me preocupe.
Mi querida cuñada llevaba poco más de mes con nosotros cuando una tarde al llegar de la oficina me la encontré abrazada a mi mujer hecha un manojo de nervios. Al preguntar que ocurría, Elena me contestó:
-¡Está embarazada!
Os juro que no fue mi intención faltarle al respeto pero fue tamaña sorpresa que sin pensar pregunté:
-¿De quién?
-¡No seas bruto!- contestó mi mujer- ¡De Javier!
Me tenía que haber mordido la lengua pero en vez de ello, solté:
-Pues va jodida. ¡Ese capullo no va a hacerse cargo!
Por la forma en que me miró mi mujer supe que me había pasado y desapareciendo de escena, me fui de la habitación.

______
LEER MÁS...
Descarga el relato completo eligiendo el formato:
DOC ePub Mobi


Relato tomado de www.pornografoaficionado.com