martes, 6 de enero de 2015

Papá entró cuando me estaba duchando (INCESTO)

Me había dado una ducha en mi cuarto y, al acabar, se senté en el sofá. En ese momento tan dulce abrió la puerta papá y entró. Yo estaba solo tapada con la toalla. Entre mi padre y yo nunca hemos tenido las típicas vergüenzas del desnudo, desde pequeña yo me duchaba con él y no pasaba nada. Por eso esta vez no me importó que la toalla me cayera del cuerpo, aún sentada como estaba en el sofá, al darme un beso y saludarme al llegar. Pero noté que esta vez él actuaba de forma distinta, no como mi padre de siempre. Yo reaccioné de forma distinta también, por primera vez no lo vi como a papá, sino como un hombre maduro y muy atractivo. Me apretó los hombros dándome un masaje en hombros, brazo y espalda como muchas veces hacía. Pero esta vez acabó cogiéndome los pechos desde atrás y apretándolos. Notaría my excitación, que no era nada débil, y yo noté que él seguía jugando con mis pechos. Me levanté del sofá y me apreté contra él cayendo por completo la toalla y dejando mi cuerpo totalmente desnudo frente a él. Me agarró y me sobó el cuerpo con manos avariciosas, yo ya jadeaba con esos mimos tan apasionados. Desde atrás él me sobaba todo el cuerpo, mi culo y mi sexo estaban entre sus dedos y manos. Le abrí el pantalón y le saqué la polla que estaba muy dura, me la metí a la boca tras suaves apretones, le lamía el glande y él gemía fuertemente, su placer era innegable y el mío no era menor. Él pasó a besarme todo el cuerpo, me comía literalmente el culo y el chocho, yo no podía más, estaba encendida totalmente. Por fin él desde atrás me metió su miembro en mi coño que ansiaba desde hacía minutos en mi coño que chorreaba jugos cálidos. Disfrutamos ambos follando de una y otra manera, no recuerdo ya cuantas posiciones adoptamos, pero lo cierto es que me corrí muchas veces, tampoco recuerdo tantas ni estaba para ir contándolas. De pie, sobre el sofá y en la alfombra en el suelo, todo lo probamos y todo nos encantó. Las corridas fueron enormes, la de él fue acompañada por gritos de placer, las mías con grititos menos fuertes. Fue el primer día de sexo completo con papá. A partir de ese día papá y yo nos hicimos una pareja estable, nos fuimos a otra ciudad donde nadie conociera nuestra relación familiar y nos hicimos pasar por una pareja normal, eso sí, él más mayor que yo pero así hay muchas parejas.

imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox

Hasta 169 fotos

Ver galería completa

No te vayas hijo (INCESTO)

Una tarde escuché a mi madre dar unos gemidos que no sabía cómo interpretar. Me acerqué al salón donde ella se encontraba y la vi tumbada en el sofá con un enorme dildo chupeteándolo y metiéndoselo en el coño. Me fui acercando sigilosamente para verlo de cerca, era una gozada ver a mamá, que estaba muy buena y era muy deseada por mí, meterse el dildo y dar jadeos y chillidos de placer. Pero me acerqué tanto que me vio. QUise escapar pero ella me agarró y me hizo sentarme con ella en el sofá. Me sacó la polla que ya estaba bien dura de ver la escena del dildo y se le metió en su boca mamándola como nunca nadie lo había hecho. Yo me resistía pero ella no dejaba de insistir hasta que comencé a besarle los pechos y ella me llevó la cabeza hasta su entrepierna haciéndome que le lamiera el coño. Poco después le introduje mi miembro hasta el fondo en su coño empapado. Ella se corrió boca arriba, luego se volvió a correr sentada sobre mi polla para, finalmente, correrse de nuevo a la vez que me llegaba a mí el turno colocada a cuatro patas. Fue una follada imprevista y muy intensa. Quizá a partir de hoy me haga dormir en su cama, según me ha dicho. La probre desde que papá se fue de casa pasa mucha hambre de sexo...

imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox

Ver galería completa

Mi prima mi hermano y yo disfrutamos una noche (INCESTO)

Mi prima vino un fin de semana a mi casa, ella vivía en otro pueblo y venía a hacer unas compras a la ciudad donde vivía yo con mis padres. Mira por donde ese fin de semana mis padres salieron de viaje y nos quedamos mi hermano y yo en casa... con mi prima. Ella siempre ha estado enamorada de mi hermano pero lo que ella no sabía era que yo también lo estaba, aun siendo mi propio hermano. Es más, ya habíamos pasado la fase inicial y cada vez que mis padres se iban nos dábamos un atracón de follar entre nosotros. Ese fin de semana se nos presentaba muy bien, no solo follaríamos los dos como ya teníamos previsto, sino que podríamos hacer un trío con mi prima. Bueno, si ella lo aceptaba. Cuando se lo dijimos se deshizo y se mojó desde el principio (eso nos contó luego). Fue follada tras follada, mamamos polla las dos, nos folló mi hermano sin descanso y quedamos exhaustos, sin salir a la calle en todo el fin de semana. Hemos quedado que una vez al mes ella vendrá cuando mis padres se vayan (lo hacen casi todas las semanas) para seguir avanzando en nuestros conocimientos y prácticas sexuales entre los tres.

imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox

Ver galería completa

Mi madre insistió en secarme después de la ducha (INCESTO)

Me estaba duchando cuando entró mi madre y me preguntó si quería que me secara el cuerpo. Le dije que eso era cuando yo era un niño pero ahora ya era un hombre y me daba vergüenza. Ella me contestó que por esa mismo, porque era ya un hombre quería secarme el cuerpo desnudo. ENtendí pronto, por sus caricias, que lo que deseaba era que le metiera mi polla en su chocho peludo. Así lo hice y debo confesar que fue muy placentero aunque mi madre no es un modelo de las que deseamos follarnos todos los jóvenes. Hicimos de todo: ella me la mamó varias veces, se me sentó encima clavándole yo la polla y así seguimos hasta corrernos los dos. Luego nos tuvimos que duchar los dos para limpiarnos bien.

imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox

Ver galería completa